COMUNICADO CONJUNTO

Fondos Sociales (III) Plan de Vacaciones o qué se cuece al calor del verano

‹‹En mi caso… desde que se unieron los Fondos Sociales, no los utilizo…Los apartamentos me salen más baratos por Internet... Me parece engorrosa la información y no me invita a reservar nada››


‹‹No sabemos cómo se hace el reparto de las plazas ¿qué criterio se aplican? ¿Por qué a unos se les permite repetir año tras año, mientras que otros nos tenemos que conformar con los restos que nadie quiere?...››

Estos son solo dos ejemplos de los comentarios que podemos oír cada año, coincidiendo con la apertura del plazo de solicitud del Plan de Vacaciones de verano, tema de nuestra tercera entrega sobre Fondos Sociales.

La plantilla de TME no percibe el Plan de Vacaciones como algo suyo, eso es una realidad. Sólo tenemos que pensar cuántas personas conocemos de nuestro entorno laboral que se hayan podido beneficiar de estas ofertas. Porqué esta es otra, seamos sinceros, ¿lo son en realidad?


Variedad y “ofertas” del Catálogo


Si echamos un vistazo al catálogo del Plan de Vacaciones de verano, de entrada nos encontramos que la mayor parte de las ofertas se concentran en determinadas zonas del territorio nacional, mientras que en otras no hay prácticamente ninguna. Y en cuanto a los destinos internacionales ¡solo hay cuatro! Y lo más preocupante de todo: el catálogo no varía nunca. Año tras año, los mismos destinos, hoteles y apartamentos.

Por otro lado, con un rápido barrido en Internet, es posible encontrar mejores precios a través de los portales de ofertas de viajes más habituales.


Tienes más posibilidades de que te toque la lotería


Pero imaginemos por un momento que la ilusión de nuestra vida ha sido siempre viajar a La Manga y que no hemos encontrado nada más barato por otra vía, así que solicitamos un apartamento del Catálogo de los Fondos Sociales. ¿Qué posibilidades tenemos de que nos lo adjudiquen?

La teoría dice que el criterio es: 1º Empleados dentro de Convenio, 2ºEmpleados fuera de Convenio y 3º Prejubilados, Jubilados, Desvinculados y P.S.I. de TdE, TME y TSOL. También que en igualdad de condiciones se tendrá en cuenta que no se haya asistido al Plan de Vacaciones antes. Lo que no dice: 
NO EXISTE NINGUNA INFORMACIÓN sobre cuántas solicitudes se aceptan cada año de cada una de las 3 jurídicas, por lo que de nuevo tendremos que hacer un acto de fe.


¿Las vacaciones son sociales? 


No se trata solo de cuestionarnos si el actual modelo es justo o en qué se podría mejorar, sino tal vez de plantearse si, a fecha de hoy, el Plan de Vacaciones de verano sigue teniendo sentido.

Recordemos que este sistema de subvenciones a vacaciones fue ideado hace varias décadas, cuando no todos los trabajadores se podían permitir irse 15 días de vacaciones y lugares como Benidorm eran considerados destinos exóticos. Pero LA REALIDAD AHORA ES MUY DISTINTA.

Los responsables de gestionar nuestros Fondos Sociales deberían preguntarse ahora si las ayudas a vacaciones siguen siendo ayudas “sociales”. ¿Es mejor que un trabajador se vaya una semana a Nueva York que otros 200 puedan beneficiarse de un algún otro modo? ¿ayudas a lentes, por ejemplo?

¿Cuál es la verdadera razón por la que la Comisión de Fondos Sociales decide siempre hacer oídos sordos a cualquier propuesta de cambio relacionada con el Plan de Vacaciones?

¿Qué intereses se esconden tras esa sordera?