Prestación por cuidado de menor con enfermedad grave

Si tienes un hijo/a que sufre alguna enfermedad grave (cáncer, accidente con lesión medular, etc.) que requiera su hospitalización (1) y tratamiento continuado de la enfermedad durante un largo período, tienes derecho a solicitar una reducción de tu jornada y a cobrar una prestación por la parte de jornada reducida.

 

Para ello:

 

  • Si ambos progenitores trabajan y el hijo/a tiene cáncer o una enfermedad grave (puedes consultar el listado completo de enfermedades en el Anexo del Real Decreto 1148/2011, de 29 de julio), uno de ellos podrá reducir su jornada en, al menos, un 50% de su duración.
     
  • Por la parte de jornada reducida, el empleado/a en esta situación cobrará una prestación del 100% de la base reguladora. La prestación, que está exenta de IRPF, se reconocerá por un período inicial de un mes, prorrogable después por períodos de dos meses, cuando persista la necesidad del cuidado del menor a cargo y, como máximo, hasta que éste cumpla los 18 años.

 

En la práctica, para poder acceder a esta prestación, se deberá acreditar mediante declaración cumplimentada por el facultativo del Servicio Público de Salud u órgano administrativo sanitario de la Comunidad Autónoma correspondiente, responsable de la atención del menor. Cuando el diagnóstico de la enfermedad del menor se haya realizado a través de servicios médicos privados se exigirá que la declaración sea cumplimentada además por el médico del centro responsable de la atención del menor.

 

La gestión de la prestación económica por cuidado de menores se llevará a cabo por la correspondiente entidad gestora o mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, con la que el trabajador/a tenga cubiertas las contingencias profesionales.

 

  1. Se considerará como ingreso hospitalario de larga duración la continuación del tratamiento médico o el cuidado del menor en domicilio tras el diagnóstico y hospitalización por la enfermedad grave.

Cuando exista recaída del menor por la misma enfermedad grave no será necesario que exista un nuevo ingreso hospitalario, si bien en la recaída de la enfermedad deberá acreditarse, mediante una nueva declaración médica, la necesidad de la continuación del tratamiento médico, así como del cuidado directo, continuado y permanente del menor.

 

Más información en: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2011-13119